El mejor grupo de gestión de agencias de viaje China quiere “enseñar modales” a sus turistas | DIT Gestión

China quiere “enseñar modales” a sus turistas.

 

El Ejecutivo prepara una ley para mejorar el comportamiento de los viajeros que visitan otros países.

El Gobierno de China prepara una ley con la que “enseñar modales” a sus turistas que contemplará sanciones para los viajeros que no respeten las costumbres y tradiciones locales, una norma que podría aprobarse el próximo mes de octubre, según ha informado la agencia de noticias china Xinhua.

Esta medida se suma a un programa televisivo, que se muestra actualmente en una cadena privada, en el que se pone de manifiesto la falta de modales de los ciudadanos chinos cuando hacen turismo.

Y es que la incivilidad de los visitantes chinos no es algo nuevo, ya que son numerosos los casos de turistas que en sus viajes al extranjero han protagonizado sonados episodios por su mal comportamiento.

El más reciente de ellos ocurrió el pasado mes de mayo, cuando un joven chino de 14 años pintó en una de las paredes del templo de Luxor (Egipto), una de las reliquias culturales más admiradas del país, que data de hace 3.500 años.

El adolescente escribió “Din Jinhao estuvo aquí” en una escultura de piedra, un suceso por el que sus padres tuvieron que pedir disculpas y que generó fuertes protestas a través de las redes sociales.

Turismo civilizado

Ante este tipo de actos, el Ejecutivo decidió emitir a finales del pasado mes de julio una serie de recomendaciones sobre “turismo civilizado” que advierten de multas ante este tipo de actuaciones e incluyen una guía que pronto se entregará en el momento de contratación de los viajes.

En declaraciones al diario ‘China Daily’, un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores del país reconoció que aproximadamente la mitad de todos los casos atendidos por los diplomáticos chinos en el extranjero están derivados de este comportamiento inadecuado.

No obstante, desde el segmento empresarial insisten en que se trata de una persecución a los visitantes chinos, al afirmar que no son los únicos que hablan alto en los restaurantes, ya que españoles e italianos también lo hacen y no se les critica, sino que se considera un rasgo cultural.

Sin embargo, numerosos touroperadores europeos hacen hincapié en estos malos modales al señalar que cada día son más los turistas chinos que refrescan sus pies en las fuentes del Louvre en París o que abusan de los bufet de los hoteles desperdiciando excesiva comida.

Además, este intento del Gobierno chino por enseñar “turismo civilizado”” no es nuevo. En la década de los 60, Japón se vio obligado a lanzar una campaña de dibujos animados para concienciar a sus turistas de que no debían visitar importantes monumentos en zapatillas de estar por casa.

Los chinos realizarán cerca de 94,3 millones de viajes al extranjero durante 2013, un 15% más que el año anterior, convirtiéndose el gigante asiático en el principal país de origen.

Fuente: www.agenttravel.es