El mejor grupo de gestión de agencias de viaje El turismo de salud, la nueva apuesta del sector | DIT Gestión

El turismo de salud, la nueva apuesta del sector

Esta actividad genera cerca de 6.000 millones de euros en el conjunto de los países receptores

Mientras algunos países han conseguido consolidar una exitosa oferta para el turismo de salud, en España ha habido cierta reticencia a entrar en este mercado. Sin embargo, conscientes de su potencial económico, en los últimos meses se han impulsado distintas iniciativas empresariales destinadas a potenciar este producto

El turismo sanitario supone una ínfima parte del negocio del sector del ocio en España. Hasta ahora se ha concebido más como un fenómeno que se aprovecha del sistema sanitario público y que, por tanto, en lugar de generar ingresos, detrae del Producto Interior Bruto (PIB). Ha prevalecido la imagen de un ciudadano europeo que busca atención gratuita en los hospitales públicos, respaldado por una reglamentación comunitaria que permite a los ciudadanos de la Unión Europea recibir tratamiento médico en cualquier país miembro. Y con frecuencia eligen España porque la asistencia sanitaria es universal e igualitaria y de más fácil acceso.

De hecho, algunos expertos distinguen entre turismo sanitario y turismo de salud. “Nosotros entendemos el turismo sanitario como el mal uso de nuestro sistema de salud pública. Muchos residentes europeos vienen a las costas valencianas para tratamientos que en sus países de origen no están cubiertos o para servicios a los que no tienen acceso”, afirma Ana Vasbinder, directora de Relaciones Internacionales del Hospital Clínica Benidorm.

En España se están desarrollando diferentes iniciativas para potenciar el turismo de salud.

El turista que se mueve por motivos de salud ofrece un perfil muy diferente. “Genera más ingresos que el de sol y playa e incluso puede superar al de golf”, asegura Jesús Burgos, presidente de la plataforma empresarial Turismo & Health Spain. Su gasto medio es muy superior al del turista convencional y sus estancias son más largas. Presenta, asimismo, un gran potencial de crecimiento, según datos de Turespaña, que indica que en 2012, un total de 21.898 turistas visitaron nuestro país atraídos por el sector de la salud y gastaron 12,1 millones de euros.

Un negocio rentable

Este área de actividad se centra en ofertar un producto para que pacientes de otros países tengan la oportunidad de seguir un tratamiento en un centro español, tanto con ingreso en el mismo o con alojamiento en un hotel próximo. Es el propio paciente quien paga de su bolsillo el coste este proceso, pero en algunos casos lo hace la sanidad de su país y en otros muchos su compañía de seguros.El fenómeno del turismo sanitario mueve más de 7.400 millones de dólares (5.726 millones de euros) en el conjunto de los países receptores de este producto, según un estudio realizado por la consultora Deloitte para la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP). El 40% de esa cifra se concentra en Estados Unidos, mientras a Europa le corresponde cerca de otro 40%, unos 3.155 millones de dólares, pero sólo una pequeña parte se queda en España, unos 140 millones de euros.

Hasta la fecha ha habido cierta reticencia a impulsar este producto. Sin embargo, nuestro país cuenta con todos los elementos para ofrecer este tipo de servicios: una reconocida red de hospitales privados, modernas infraestructuras hoteleras y de transportes y una probada experiencia en la gestión turística, además de las ventajas del clima para apoyar gran parte de los tratamientos médicos. Conscientes de este potencial, desde diversos ámbitos se empieza a apostar por este producto con el fin competir en uno de los mercados más rentables.

Aprovechar sinergias

Los empresarios de ambos sectores han decidido sumar fuerzas a través del denominado clúster de turismo sanitario, que presentaron a principios de julio. Una agrupación impulsada por la patronal hotelera y de las agencias de viajes (CEHAT y CEAV), la FNCP, la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL) y la Federación Empresarial de la Dependencia (FED). Su objetivo es alcanzar una facturación de 500 millones de euros en 2015.

Además se están impulsando iniciativas de carácter más local. En octubre del pasado años se creó la fundación Tourism and Health, una agrupación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover una red de empresas que ofrezcan y gestionen estos servicios en la Costa del Sol, desde la programación de hospitales y consultas a los paquetes de viajes. Su presidente, Miguel Such, asegura que “la sanidad pública europea está muy interesada en externalizar servicios y España le parece la mejor de las posibilidades”. Además, “reúne todas las condiciones para aquellos Estados que tienen listas de espera y quieren que parte de sus pacientes de la sanidad pública sean tratados fuera”. A través de la fundación pretenden ofertar todo tipo de especialidades médicas.

Reconoce que España llega un poco tarde a un mercado en el que “otros países están invirtiendo mucho porque se han dado cuenta de que es un nicho de riqueza y prestigio”.

También en la Costa del Sol se ha constituido Turismo and Health Spain, una plataforma empresarial con vocación local pero integrada en el citado clúster nacional. Está formada por empresas tecnológicas, hospitales y hoteles, y mantiene acuerdos de colaboración con agencias de viajes para diseñar paquetes turísticos. Su presidente, Jesús Burgos, reconoce que mientras “el turismo sanitario es un fenómeno que se está desarrollando en gran parte del mundo, en España tiene un papel testimonial”. Pero está convencido de que se puede posicionar en este segmento “porque es conocida a nivel turístico y también lo es nuestra sanidad”.

El centro sanitario Virgen del Pilar, en San Sebatián, participa en progamas de turismo sanitairo.

Considera que hasta ahora, salvo excepciones, los agentes públicos se han mostrado reticentes a apoyar esta actividad con el argumento de que este tipo de turismo equivale “al señor europeo que viene aquí con su tarjeta sanitaria a un centro de la Seguridad Social”. Sin embargo, está convencido de que “este es uno de los pocos nichos que le queda al sector turístico español por explorar”.

También la provincia de Cádiz se ha sumado a esta nueva tendencia. En fecha reciente se ha creado la marca Costa Cádiz Salud, que aúna a varias clínicas privadas de diferentes especialidades y algunas cadenas hoteleras.

La iniciativa privada

Dos hospitales privados de Benidorm, el IMED Levante y el Hospital Clínica Benidorm (HCB) han sido los responsables de posicionar a la ciudad en el turismo sanitario. Pero ahora este producto se incorpora también a los programas de ocio de la ciudad. La gerente de la Fundación Turismo de Benidorm, Yolanda Pickett, reconoce que ahora se está trabajando más en este segmento y que “cualquier producto que no sea sólo sol y playa, que diferencie al destino, es importante”.

El HCB es uno de los hospitales con más experiencia en nuestro país en este segmento.Abrió sus puertas hace 27 años y atiende a pacientes de 10 nacionalidades. Su responsable de relaciones internacionales, Ana Vasbinder, cree que este sector “llama ahora la atención porque en momentos de crisis hay que reinventarse y estar abiertos a otras oportunidades de negocio. El boom inmobiliario, el boom turístico de sol y playa y otros sectores han ocupado toda la atención de nuestros empresarios, dejando de lado este sector donde algunas empresas tienen mucha experiencia”. No obstante, advierte que “el que piense que el turismo de salud es un sector fácil y la quinta esencia, está muy equivocado”. El 65% de los clientes del centro son extranjeros, proceden en su mayoría de la Unión Europea, especialmente de Holanda.

Directiva europea

A partir de octubre se abren nuevas expectativas, ya que en ese mes entra en vigor la directiva europea sobre asistencia sanitaria transfronteriza, que pretende garantizar la libre circulación de pacientes en la Unión Europea y ofrece mayores facilidades para que los Estados asuman los gastos sanitarios recibidos por sus ciudadanos en otros países de la UE.

Para Miguel Such no está tan claro cuál será su incidencia. “Abre la frontera para tratarse en otros países, pero no está desarrollada, básicamente en un pliego de intenciones”, afirma. No aclara “si los pacientes europeos tienen derecho a utilizar la sanidad pública española o si los gobiernos europeos tienen la capacidad de establecer acuerdos con entidades privadas españolas”. Jesús Burgos, por el contrario, cree que la directiva nos beneficiará ya que “establece que la Seguridad Social de cada país estará obligada a abonar los gastos sanitarios de sus asegurados.

Mercados

España pretende participar ahora en un mercado en el que otros países ya han conseguido destacar. Según el citado estudio de Deloitte, los principales receptores son República Checa, Francia y Turquía, que es uno de los que más están invirtiendo. Y en cuanto a los mercados prioritarios para nuestro país, en función de su sistema sanitario nacional, la relación turística con España y nuestras oportunidades de posicionamiento, son Alemania, Reino Unido y Francia.

En un segundo nivel de importancia están Bélgica Noruega, seguidos por Rusia, el norte de África, Oriente Medio y Latinoamérica. El mercado ruso es uno de los de mayor crecimiento en las entradas de turistas extranjeros a España en el área vacacional, en lo que va de año ha crecido más de un 30%. Todos los expertos del turismo sanitario le señalan también como uno de los principales clientes de este segmento.

Fuente: www.hosteltur.com