El mejor grupo de gestión de agencias de viaje Internet ha puesto patas arriba al sector de agencias | DIT Gestión

Internet ha puesto patas arriba al sector de agencias.

Muchos han sido los acontecimientos que ha vivido el sector de agencias de viajes en estos 20 años, y que han señalado las principales tendencias han marcado su actividad. Pero, sin duda, ha sido la irrupción de Internet lo que ha marcado un antes y un después. Y no sólo en estos últimos 20 años, sino en toda la historia de este sector, según este reportaje de la Revista Hosteltur, coincidente con su XX Aniversario.
Fue precisamente a mediados de los años 90 cuando la gente comenzó a oír hablar de algo que no se acababa de comprender, porque el uso de ordenadores era muy limitado y más para la navegación en la gran red.
Pero su expansión fue espectacular, llamando la atención del capital. Las primeras agencias online salieron al mercado ante el inicial escepticismo de las presenciales que no acababan de comprender lo que se les venía encima.
La explosión de la burbuja digital entre 2001 y 2002 hizo pensar que tenían razón los que desconfiaban de esa tecnología como negocio. Pero esa crisis no hizo más que fortalecer el fenómeno que, a partir de entonces, ha ido creciendo de manera exponencial.
En lo que respecta a las agencias de viajes, este sector ha visto como las agencias online han pasado de sumar facturaciones anuales mucho menores que las grandes presenciales a codearse claramente con ellas.
A este respecto, cabe recordar que la agencia online líder en 2003, Rumbo, facturó ese año 37 millones de euros, mientras que eDreams apenas llegaba a los 16. Cifras insignificantes si se comparan con los 1.230 millones que facturó eDreams en 2012, o los 450 de Rumbo (que llegan a los 1.000 tras la integración con Bravofly), o más de 300 millones de Logitravel. Cantidades que ponen a estas OTA al nivel de las redes presenciales de Viajes Halcón o Barceló.
Intermediación más compleja
Uno de los temores que tenían las agencias es que los proveedores se lanzaran a la venta directa con Internet. Pero la realidad lo que ha venido a traer es justo lo contrario. Más que desintermediación, lo que se ha producido es una verdadera eclosión de intermediarios entre intermediarios. Centrales de reservas, buscadores, comparadores, más OTA, dejan poco espacio a la venta directa, que se muestra poco efectiva sino hay una gran marca detrás.
Menos comisiones, más fees
Y con ese telón de fondo de Internet condicionando prácticamente toda la actividad de las agencias de viajes, otras tendencias se han ido abriendo paso en el sector. En la segunda mitad de los 90 Iberia dio el paso de reducir las comisiones que pagaban a las agencias, implantando su Valor’98, por el que reducía drásticamente la remuneración porcentual y planteaba como alternativa compensatoria el cobro de fees al cliente.
Aquella iniciativa acabó unos años después haciendo desaparecer casi totalmente las comisiones, con la llegada de la ‘comisión cero’, dejando toda la rentabilidad de la venta de billetaje aéreo (la mayor actividad de las agencias) en el cobro de fees. Ni que decir tiene que lo que hizo Iberia fue inmediatamente imitado por el resto de aerolíneas.
Aunque a los agentes de viajes no les entraba en la cabeza, pasaron a trabajar gratis para las compañías aéreas, y los clientes comenzaron a familiarizarse con el pago de los gastos de emisión. Un efecto colateral de la implantación de los fees fue la sanción de Defensa de la Competencia a las compañías aéreas y las asociaciones de agencias, por considerar que se había concertado el importe de los fees.
Las grandes redes concentran más cuota
Otra tendencia que ha observado el sector en estas dos décadas ha sido el notable crecimiento del parque de agencias, a la vez que en los últimos años ha aumentado la concentración de las ventas en las grades redes.
Según datos de Amadeus España, en 1994 había 3.200 agencias conectadas a ese GDS, mientras que en 2004 esa cifra superaba las 8.000. El pico se producía en 2007, cuando eran más de 9.100 las agencias conectadas a Amadeus. Unas cifras muy significativas, teniendo en cuenta que hasta hace pocos años casi el 90% de las agencias españolas estaban conectadas a Amadeus. El total de agencias de viajes, incluyendo las no conectadas a GDS superaba las 12.000 en 2007.
La posterior crisis que comenzó en 2008 frenó este crecimiento en el número de agencias, sufriendo el sector sucesivas oleadas de cierres, hasta dejar el parque en un tamaño similar al de hace diez años (poco más de 7.000), con un total de más de 5.000 cierres hasta la fecha. De hecho, las conectadas a Amadeus son en la actualidad apenas 6.000.
En cuanto al nivel de concentración, actualmente más del 59% de las agencias conectadas a Amadeus España forman parte de las grandes redes, frente al 41% que suman las pymes, y que refleja la radiografía del total del sector. Unos índices que suponen un progresivo aumento de la concentración en las grandes, dado que en 2006 el reparto era al 50%, y en 2001 el 56% eran pymes frente al 44% de grandes redes.
Fuente: hosteltur.com