El mejor grupo de gestión de agencias de viaje Vueling advierte que la T1 de El Prat se está quedando pequeña | DIT Gestión

Vueling advierte que la T1 de El Prat se está quedando pequeña.

El presidente de Vueling, Álex Cruz, ha avanzado este miércoles que la T1 del aeropuerto de Barcelona se está quedando pequeña en cuanto a las posiciones de embarque y de aparcamiento de los aviones en horas punta del día: “El año que viene no vamos a caber”.

“Se lo hemos dicho a Aena, que el año que viene no cabremos si seguimos creciendo”, ha asegurado Cruz en un desayuno coloquio de KPMG y ‘Expansión’, y ha apostado por que algunas de las compañías aéreas que no hacen conexiones se trasladen a la T2, que está inmersa en un proceso de mejora de su oferta comercial.

En declaraciones a los medios posteriores, el presidente de Vueling ha añadido que ya le avanzó a Aena este año esta limitación de espacio, que según ha dicho también tienen otras aerolíneas, y ha asegurado que el tope llegará el año que viene, si bien el ente público les ha trasladado que “no ve problema” al respecto.

La compañía aérea catalana tiene 50 aviones basados en El Prat, y el problema se produce cuando a ciertas horas coinciden un mayor número de aeronaves en tierra, mientras que el espacio para el ‘check in’ de los pasajeros y otros servicios es correcto.

El aeropuerto de Barcelona tiene una capacidad de hasta 55 millones de pasajeros, 33 en la T1 y 22 en la T2, y el año pasado cerró con 35,2 millones de usuarios, y Cruz ha señalado que el 20% de los pasajeros que pasan por El Prat conectan con otras ciudades.

“Nos planteamos mudarnos a la T2, pero no nos duró la idea ni cinco segundos en la cabeza porque la T2 no permite hacer el sistema de conexión de maletas”, ha sostenido, por lo que, a su juicio y pese a no hacer ninguna propuesta concreta de compañía, “la T2 sería una buena terminal para las aerolíneas que no realicen conexiones”.

Terminal Satélite

De mantener el ritmo de crecimiento, Cruz ha avanzado que ni la T1 ni la T2 serán suficientes, por lo que ha recordado el proyecto de la Terminal Satélite, una iniciativa que Aena se plantea a largo plazo cuando sea necesario aumentar la capacidad de las instalaciones aeroportuarias catalanas.

En un horizonte de diez años se verán los resultados del círculo virtuoso al que Vueling contribuye y que permitirá consolidar a Barcelona como destino mundial generando actividad económica.

“Si seguimos creciendo vamos a necesitar más infraestructura, y El Prat también tiene como rol ser un punto de conexión. Barcelona se convertirá en el mejor aeropuerto conectado de Europa en el corto y medio radio”, matiza Cruz.

Se mantiene el medio radio

Vueling, que desde 2013 se integra en el holding IAG, cumple esté año su décimo aniversario después de que en 2004 operara su primer vuelo, el Barcelona-Ibiza, y cuenta con 90 aviones –el año pasado encargó 120 A320– y opera 268 rutas, a la vez que prevé transportar este 2014 a 20 millones de pasajeros.

La compañía, que tiene su sede en Barcelona y cuenta con un segundo ‘hub’ en Roma, tiene sus “cuatro esquinas” en los destinos de Kazan, Tel Aviv, Reykjavik y Banjul, ya que Vueling quiere desarrollar su estrategia de volar siempre a un radio de entre cuatro y cuatro horas y 45 minutos de vuelo.

“No estamos pensando meternos en el largo radio. Nos encantaría volar a Nueva York y Shangai, pero hasta que no hayamos terminado con la implantación de modelo Vueling por Europa, creo que no tenemos que meternos”, ha asegurado Cruz.

Mercado ruso

Preguntado por la influencia de la situación política, social y económica que se está dando en Rusia y Ucrania, ya que Vueling vuela esta temporada de verano a los destinos ucranianos Donetsk y Järkov desde Barcelona, ha asegurado que la compañía monitorizará la situación analizando el número de reservas, y si son más bajas de lo esperado se harán ajustes.

Ha admitido que le preocupa el mercado ruso por la situación del rublo y la incidencia que ello pueda tener en el poder adquisitivo de estos turistas: “De momento, no vemos suficientes señales para reestructurar conexiones, y tenemos flexibilidad para ajustarnos”.

Fuente: agenttravel.es